Factores económicos que transformarán la industria inmobiliaria en México

En los últimos años, la industria inmobiliaria en México se ha transformado enormemente y ha presentado un crecimiento caracterizado por oportunidades y tendencias inéditas, que están revolucionando el mercado.

Como resultado, este nuevo panorama ha impactado y modificado la percepción de sus líderes y los que conforman este grupo como: desarrolladores, constructores, brokers, consultores inmobiliarios, proveedores, además de bancos e instituciones financieras.

De acuerdo a los expertos, es posible destacar tres tendencias que transformarán y definirán el negocio inmobiliario en los próximos cinco años: la urbanización, los cambios demográficos y la tecnología. Sin embargo, todas están ligadas a un factor común: la economía del país.

Por otro lado, los aspectos que pueden afectar y frenar el crecimiento del sector en el país son las relaciones políticas y la escasez de recursos, sobre todo en ciudades como Monterrey, Ciudad de México y Guadalajara.

El factor económico en la industria inmobiliaria

Actualmente, más de la mitad de los líderes inmobiliarios pronostican que la economía mexicana se mantendrá igual durante el próximo año con algunas oportunidades de crecimiento.

Los tres atributos económicos que determinarán el ramo inmobiliario en el futuro son el costo de la tierra, el costo de construcción y las tasas de interés en el mercado, seguidos muy de cerca por la disponibilidad de capital y la volatilidad del dólar.

Sin embargo, en Puebla y Querétaro las tendencias más relevantes son el cambio climático, la sustentabilidad y los avances tecnológicos.

Por su parte, en Guadalajara y Tijuana destacan los sistemas de financiamiento, los cuales brindan mayor accesibilidad a los desarrollos inmobiliarios.

¿Qué opinan los participantes?

De acuerdo a los constructores y desarrolladores, los factores que impactarán en mayor escala a la industria en el próximo período son los costos de las materias primas, impuestos, el aumento de la competencia, el costo de la tierra, la disponibilidad de capital, las tasas de interés y el TLC.

Por su parte, los consultores y proveedores consideran que los sueldos, salarios, el dólar y la inflación, serán elementos determinantes en el panorama futuro del sector.

Finalmente, para las instituciones bancarias y los fondos de inversión, las características relacionadas con el presupuesto gubernamental y la legislación política, así como el precio del petróleo serán cruciales en el ramo inmobiliario durante el 2018 y el 2019.

La viabilidad de los financiamientos y créditos

En cuanto a las fuentes de financiamiento, se prevé un incremento de los fondos de inversión privados y las fibras, seguidos de la inversión privada y los bancos comerciales.

Por otro lado, se pronostica que el resto de las opciones como la inversión extranjera, instituciones bancarias, las deudas, inversiones institucionales y fondos de inversión públicos se mantendrán estables. De manera similar, la oferta de créditos el pronóstico oscila entre el equilibrio y un leve declive.

Pronósticos de mejora

Con base en el comportamiento de años pasados, las ciudades que mejorarán su desempeño en materia inmobiliaria son Querétaro, Monterrey, Guadalajara y CDMX, seguidas de Puebla, Playa del Carmen y Tijuana.

En el caso de Veracruz, Villahermosa y Chihuahua, se pronostica que habrá un descenso en el desarrollo de nuevos inmuebles y en menor escala podría suceder algo similar en Aguascalientes y San Luis Potosí.

Por su parte León, Mazatlán, Cancún y Mérida se mantendrán dentro del promedio. En términos de demanda, se estima que en Guadalajara, Querétaro y Monterrey se incremente la solicitud de vivienda por parte del usuario final.

¿Cuáles son las ciudades ideales para invertir en la industria inmobiliaria?

En la opinión de los expertos, los productos más atractivos para inversión en renta son departamentos en la CDMX, Querétaro, Guadalajara y Monterrey, así como las casas e inmuebles industriales en Querétaro.

Una de las recomendaciones principales ante este panorama es la de invertir en locales comerciales en las ciudades de Querétaro, Monterrey y CDMX, además de oficinas e inmuebles industriales en dichas ciudades, todos bajo el esquema de inversión para renta.

Archivo